Archivo de la categoría: Vecinos

Recuperación de la memoria: “LA MUJER en mayuscula”

El rol desempeñado por la mujer en la lucha antifranquista fue igual o más duro que el del hombre. Mantuvo viva la llama en silencio pero con una constancia digna de elogio, transmitió a sus hijos la necesidad de la lucha y que siguiera los pasos de sus padres.

Mujeres que han pasado al anonimato y no han pedido el lugar que le corresponde en la historia, mujeres que con la conquista de la libertad y la democracia dieron un paso atrás para que otras ocuparan sus puestos, a este grupo de mujeres de El Puerto nadie le ha reconocido nada, desde aquí mi recuerdo y admiración. /En la imagen de la izquierda, María Vera, mi esposa.

Mujeres como: Carmen Travieso, mi madre; su marido preso y dos hijos en la cárcel. Antonia Herrera; estuvo en prisión, un hermano fusilado y madre de Antonio Alvarez. Isabel Oreni, esposa de Alvarez. Ana Perea, exiliada. Maria Vera, mi esposa.

Lola Artola, Lola Lojo, Conchi Nieto, mi cuñada, Marta y Milagros Marroquín; desde niña llevaba la comida a los presos en el Penal. Milagros Dominguez, Elena Niño, Pepi de Benito, Pepi Cote, Milagros y Pepi Gutierrez, Milagros Marín, Sole Villar, Lourdes Roselló, Ana Alonso, Kati Calatayud, Milagros Sevilla, Ana Oreni y otras muchas que no recuerdo sus nombres.

Todas ellas dieron sus mejores años acompañando a sus compañeros encarcelados, siguieron con el combate y la educación de sus hijos. Al mismo tiempo creando las condiciones de su lucha personal para la igualdad hombre-mujer.

Quiero dejar testimonio de estas mujeres que sacrificaron sus vidas para que sus hijos vivieran en libertad.

Causa risa algunos reconocimientos reciente a mujeres que se incorporaron a la “lucha” pero después de la muerte del dictador. Los que propusieron estos reconocimientos tiene la misma historia que ellas. Ninguna. A través de su miedo no solo no lucharon sino que frenaron la lucha de otros.

Así es la historia: unas lo guisan y otras se lo comen.

El Puerto de Santa María. 19 de marzo de 2011.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mujer, Vecinos

Recuperación de la memoria: “Pepito Alberti”

Con Pepe, en la Librería Alberti, en la calle Alquiladores, punto de encuentro de la disidencia en el periodo previo al cambio político.

Hace tiempo que el virus de la amnesia se instaló en la memoria colectiva, este desorden mental nos llevó al olvido de las hoy, personas anónimas, pero que en su día estaban en primera línea de la lucha por las libertades y la democracia. Sería de justicia un reconocimiento a sus aportaciones desinteresada a esta causa.

José  Gutierrez Ponce,  más conocido como “Pepito Alberti” por aquello del nombre de su librería es una de estas personas olvidadas y poco reconocidas.

En 1973 había que tener mucho valor para poner de nombre a su librería; LIBRERIA ALBERTI, cuando vuelvo de vacaciones forzosas quiero conocerlo y allí  me recibe en la trastienda y veo a muchos jóvenes que más adelante jugaron un papel importante en la vida cultural y política.

Yo creo que con la apertura de la librería se dio un salto cultural progresista de los más importante de esta población. No es que no hubiese colectivos culturales, pero del nivel de esta no. Allí se podía encontrar libros prohibidos editados por Ruedo Ibérico, más adelante fue centro de distribución del Mundo Obrero y punto de contacto de todas las fuerzas políticas incipiente.

Pepe organizó conferencias semi-permitidas, por primera vez trajo a un Carlos Cano desconocido, al Grupo Jarcha y algunos más; batalló con denuedo por traer al máximo exponente del cantaor flamenco de denuncias Manuel Gerena, siendo prohibido una y otra vez.

Con su ingreso en PCE fue el responsable directo de los actos culturales del mismo: organiza el acto multitudinario en el polideportivo, Manuel Gerena y Carlos Cano. El festival de los Cantes de los Pueblos Ibéricos, éxito absoluto llenando la Plaza de Toros.

Lo daba todo,  y  no quería nada. Yo creo que si Pepe hubiese ido en las lista para las elecciones de 1979, (que no quiso) y hubiese llevado la concejalía de cultura, la cultura en El Puerto tendría otros derroteros.

Pero como tantos otros fue devorado por los advenedizos.

El Puerto de Santa María, 18 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Calles, Cultura, Política, Vecinos

Los pueblos que honran a sus vecinos, se honran a sí mismos.

Y más, si estos vecinos son normales y naturales.

Desde que salió Juan Muñoz en la web Gente del Puerto he estado pensando que poner de mi amigo, tengo tantas vivencias y anécdotas que un día por otro no sabía por donde empezar. Y ahora me he decidido por una historia tan poco conocida que creo que ni su familia lo sabe. Vamos a ello.

Cuando el alcalde Manolo Torres deposita en mi la responsabilidad de la plaza de toros, coincide que la empresa que la regentaba LIMECASA abandona y la plaza se queda sin empresarios.

Desde el ayuntamiento no podíamos permitir dejar pasar una temporada sin que se diera espectáculos taurinos. Acordamos que el ayuntamiento saliera al paso de este problema y se hiciera empresa al igual que estaban Santander y Valencia. Para ello hacía falta una persona entendida de este mundillo y hacerla gerente. Este es el encargo que me dió el alcalde y me puse manos a la obra.

Independientemente que Juan era mi amigo, también sabía que era conocedor de esta materia y por lo tanto me pongo en contacto con él y hablamos sobre el tema. A Juan le sorprendió esta oferta y me alertó de lo difícil que era introducirse en el mundo de los toros. Yo lo animé y le dije que merecía la pena correr este riesgo. Quedamos que en unos días me contestaría.

Efectivamente en tres días me vino diciendo que esto era muy difícil y que las perdidas que podía tener el ayuntamiento serían cuantiosas y que él no quería ser responsable de estas perdidas. Y al mismo tiempo dijo que había hablado con Don Diodoro Canorea del tema y estaba dispuesto hacerse cargo de la plaza, y quería una cita con el alcalde para hablar del tema.

Cuando le comunico a alcalde estos comentarios me dice que no recibe a Canorea, (Canorea y Barrilaro le tenían puesta una demanda al ayuntamiento por algo del pasado) yo le insisto y me dice que bueno, que lo reciba yo pero no en el ayuntamiento, esta entrevista se hace en el Patronato de Turismo.

La entrevista con este señor y Juan dura nada y menos, le digo a Canorea: si usted quiere ser empresario de la plaza mañana mismo, vaya al juzgado y retire la demanda. Tardé como media hora en ir al ayuntamiento para comunicarle al alcalde el acuerdo, y mi sorpresa fue que en ese tiempo Canorea retiró la demanda, fue a ver al alcalde y quedaron en redactar el pliego de condiciones para el contrato. Me pongo en contacto con Don Diodoro y le pregunto que papel va jugar Juan Múñoz. Me dijo: «–Juan será mi jefe de taquilla y mi hombre de confianza». Esta anecdota hay muy pocas gentes que la conozca. El alcalde por supuesto y también el gerente del Patronato.

La grandeza de Juan fue que dejó de percibir una cantidad de dinero importante y dejó en manos de entendidos los temas taurinos de El Puerto y al mismo tiempo contribuyó a que el ayuntamiento no corriera con este gasto. Con este relato, quiero contribuir a que conozcan la sensatez y buenas maneras de las buenas gentes de nuestro pueblo.

El Puerto de Santa María, 16 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Toros, Vecinos