Archivo mensual: julio 2011

¿En que nos equivocamos?

El PCE, durante todo el franquismo fue el partido, (por no decir el único) que más lo combatió, el que más aportó a la lucha por las libertades políticas y sindicales. Sufrió en las carnes de sus militantes decenas de miles de procesos; fusilamientos, torturas,  cárcel, deportaciones, exilio y arrastró a sus familias a pasar hambre y lo que es peor; a que fueran repudiado por la sociedad con el estigma de hijos de rojos. De esto se encargó muy mucho el régimen, hasta el punto que caló en varias generaciones.

Pero estos hombres y mujeres, dieron los mejores años de su vida a la lucha para conquistar lo que hoy disfrutamos. También es verdad, que algunos la disfrutan más que otros, pero en definitiva aquellos “locos ilusos”, que ni eran tan locos ni ilusos fueron con su sacrificio los que lo hicieron posible.

Y hoy, aunque están tratando de ocultar esta parte de la historia y desvirtuándola, quedan personas que desde que eran casi niños cuando se incorporaron al combate siguen vivos para decir no, no es como dicen ustedes, fue , como fue. Y aquellos que por su comodidad pero que tenían edad para incorporarse a esta lucha no lo hicieron, no pueden, no deben interesadamente reescribir una historia que no les pertenece.

¿Pero en que nos hemos equivocado?

Ya en la noche electoral del 15 de Junio de 1.977, día de las primeras elecciones democráticas, me pregunté: ¿Que hemos hecho  mal para que el pueblo no vote al PC? ¡Somos los que hemos combatidos más, hemos demostrado más valor e inteligencia política, en el panorama sindical solo había el vertical y CCOO y batallábamos en los convenios para mejoras salariales y sociales! ¿que ha pasado?

A mi entender son varios los factores que influyeron: 1º) La confusión del proceso del Partido de Masas o, un Partido para las Masas. 2º) La impaciencia de la nueva militancia por alcanzar las cuotas de poder. 3º) El cansancio provocado de tantos años de lucha y no ver la recompensa, y las luchas internas que surgieron entre renovadores y veteranos.

Reflexionando sobre los acontecimientos desde 1.974 (congreso de Suresne) hasta 1.977 año de las primeras elecciones democráticas vemos el desarrollo y ascensión del partido socialista. Hasta esa fecha el PSOE era más un nombre histórico que una organización política. ¿Que pudo ocurrir para que se diera este fenómeno?

A) a mi juicio creo que los militantes comunistas no entendimos o no quisimos entender lo que significaba el cambio de; un partido para las masas o, el partido de masas. No se vio, creíamos que por el esfuerzo realizado bajo el franquismo las gentes nos votarían. Creíamos que con la valentía, disciplina y arrojo teníamos ganado el pueblo.

B) Los ciudadanos veían a los comunistas como gente sacrificadas, abnegadas y solidarias, nosotros ante estas loas nos creíamos que estábamos hecho de una pasta especial, y ante esta creencia más que acercarnos a las masas alejamos a estas de nosotros. Si los comunistas solo ofrecíamos: disciplina, abnegación y sacrificios, las masas hartas de sacrificios y sufrimiento bajo la dictadura dieron un giro en sus vidas políticas y optaron por los ofrecimientos de los partidos más moderados.

C) Cuando el partido socialista ganó las elecciones lo hizo con un equipo de políticos bisoños, pero estaba todo por hacer; consolidar la democracia, hacer escuelas, hospitales, carreteras, la sanidad universal, los derechos de los trabajadores, la igualdad, etc. etc. y se consiguió. Y con estas mejoras fue votado mayoritariamente dos veces más.

La impaciencia.

Se dio un mitin en la plaza de toros donde participaron Alberti, Comin, Javier Pérez Royo, Benitez Rufo y cantó Gerena. La plaza se llenó hasta la bandera, y la bandera que pusimos era la roja con la Hoz y el Martillo, un acto impresionante que nunca se había dado algo semejante en El Puerto. Tanto aquí como en todos los sitios, la asistencia a nuestros mitines eran las más numerosas. Luego no se tradujo en votos; sacamos 19 diputados en toda España y en Cádiz solo salió Alberti. El desencanto fue grande, fuimos el partido que más había trabajado por la libertad y la democracia y el resultado fue pirrico. Los renovadores que arribaron en el partido para ocupar puestos de relevancia, culpó a los veteranos del fracaso; decían que los históricos del partido tenían que pasar a la reserva, y ellos tomar la dirección del mismo, en el tiempo fue así.

Nosotros en El Puerto seguíamos con la misma actividad de masas, en el mes de Agosto montamos el festival de los pueblos de España. Los meses siguiente, lo pasamos visitando a los pueblos donde la organización no había llegado todavía explicando la política del partido. Mientras tanto, los nuevos “comunistas” se dedicaban a los enfrentamientos políticos entre nosotros; las reuniones se convirtieron en una lucha por el poder con un jesuita al frente; Horacio Lara y entre otros.

La dirección central del partido había convocado el congreso para el mes de Abril de 1.978. Por consiguiente todas las agrupaciones locales teníamos que hacer nuestras conferencias para elegir a los nuevos miembros de los comités. Con anterioridad había mantenido un enfrentamiento muy duro con el entonces secretario general de CCOO; Horacio Lara. Antonio Alvarez lo cooptó para este cargo creyendo que este personaje venia con buenas intenciones, no fue así. Este enfrentamiento era el preludio de lo que aconteció después.

Ese mismo año todavía hicimos otro acto de masas, pero ya los ánimos no eran los mismos, veíamos que los nuevos afiliados solo se dedicaban a crear problemas y a criticar todo lo que provenía de los veteranos, esto hacía mella en los camaradas y el desánimo cundió entre ellos. Nosotros para no fomentar más los problemas callábamos y ellos ante esta actitud nuestra se crecían más y más, hasta el punto de que cuando quisimos intervenir ellos habían llegado a todas las organizaciones del partido y lo habían puesto contra nosotros, y esto como digo, caló en la militancia de El Puerto y se asqueaba. Empezó el declive del partido.

En estas condiciones llegamos a la conferencia local. Eran las primeras que el partido celebraba en su seno; salí elegido secretario general y también delegado al congreso provincial.

Las maniobras que hacían antes del congreso eran muy desagradables, y llegamos a la conclusión de que habíamos sido infiltrado por la compañía de Jesús. Teníamos la esperanza que los camaradas del comité regional; Soto, Saborido, Duran, y Benitez Rufo, llamaran al orden a estos elementos, nuestra sorpresa fue enorme al ver que estos dirigentes  les dieran la razón a ellos. Intervinieron el  congreso los demagogos teóricos “marxistas” y ganaron.

También salí elegido delegado al congreso regional. En este congreso al igual que en todos los provinciales, estos individuos que se llamaban renovadores, iban pertrechados para conquistar el poder a todos los niveles, de allí salieron triunfante estos teóricos. Los camaradas más veteranos coincidimos en que este ascenso provocaría el desconcierto y la apatía de todo el partido, más adelante también salieron de los cargos de dirección aquellos que los apoyaron.

En las elecciones municipales de 1.979, en los pueblos con más tradición y una militancia más veterana; El Puerto, Algecira, Sanlucar Trebujena etc. eligieron alcaldes comunistas, en cambio donde radicaban estos teóricos solo consiguieron a lo sumo dos concejales; Cádiz.

¿ En que nos equivocamos ?, yo creo que la respuesta o una de las respuestas está en esta carta recibida el 19 de Abril de 1.979 de Antonio Alvarez Rojas (secretario de organización del comité provincial)

                                                                                                      Cádiz 19 de Abril 1.979

Querido tocayo: He puesto la fecha y me han temblado las manos. Es increíble pero hoy 19 de Abril, El Puerto tiene un alcalde comunista. Me figuro que a ti te parecerá que estás soñando. Tú recordarás mucho mejor que yo los miedos, las angustias  y la esperanza de tantos días, de tantas noches escuchando a ver si llaman a la puerta, de tantas reuniones de tantas cosas.

Creeme, la alegría que sentí al conocer vuestro triunfo solo se puede comparar al día que legalizaron al partido y al día en que nació mi hijo. Hoy es un día grande en el partido en la provincia porque Antonio Alvarez es alcalde de su Puerto.

Porque es más importante que el triunfo en Algecira o el de Cordoba. Porque es el premio al esfuerzo callado y tenaz de tantos hombres, de tantas horas…

Y hoy es el momento también de reconocer humildemente que los jóvenes a veces jugamos a ser hombres experimentados y no escuchamos a los que tienen los culos gastados de sentarse en reuniones. Y que quiere que te diga. Es el triunfo también de una manera de entender la vida de partido.

Te felicito de todo corazón, a ti, a Manolito, a Rafael,a Miguel y a tantos otros que lo tengo ahora mismo en el recuerdo. Dales un abrazo a todos de mi parte.

Me enturbia este día, el espectáculo que ha sido hoy la alcaldía de Cadiz. Aquello era una casa de vecino y un no saber ganar. Hemos fracasado en Cadiz. Antonio, dejé la responsabilidad política en Cadiz en septiembre, absolutamente amargado y quemado. Luego me he buscado excusa para no seguir trabajando, pero la realidad es que yo he seguido el mismo camino que los que me precedieron. No lo hemos sabido hacer y no tengo ganas para seguir intentándolo ni quizás ni para reconocer mi fracaso. No atosigarme para que vuelva, necesito una cura prolongada. Estuve demasiado alto en demasiado poco tiempo.

Espero mucho de vosotros. Levantad El Puerto que vosotros podéis hacerlo.

Y nada más, estoy seguro de que tienes ahora más “cagaleras” que cuando te pegaba la policía. Así que tomate mucho Citrocil y al toro.

                                                     Que tenga y tengáis muchos éxitos.

                                                                          Saludos comunistas.

                                                                                                     Antonio Alvarez Rojas.

No se puede decir tantas cosas con tan pocas palabras. Y todavía los liquidadores del partido prefieren ser cabeza de ratón antes que cola de león, en vez aunar esfuerzos y unificar a los progresistas. Así les va.

25 de Julio 2.011

4 comentarios

Archivado bajo Política

A Igual Trabajo, Igual Salario

Que Eduardo Zaplana dijera; “vengo a la política para enriquecerme” no me sorprendió lo más mínimo.

Como combatiente de izquierda se que estas son las practicas que utiliza la derecha, ven a la política, más que a solucionar los problemas de la sociedad como una forma de solucionar los suyos. Hoy, la política está plagada de profesionales, (afortunadamente los buenos no se dedican a la política) profesionales, casi en su mayoría, que no tiene cabida en empresas privadas por su perfil de ineptitud, y como en la cosa pública se tira con pólvora ajena, así le va a la sociedad.

Como digo, lo que hace la derecha no me sorprende, lo que me indigna es lo que hacen los que se llaman de izquierdas, y como persona de izquierda, hago una auto critica y después critico. Como ya se ha dado suficiente información de quien provocó la “burbuja inmobiliaria”, no voy a insistir en más en ello, pero si decir algunos comportamientos y ser severamente crítico con los que nos representan por la izquierda.

D. Pedro Solbes, ministro de economía con los gobiernos de F. Gonzalez, era el mejor ministro de Hacienda del “mundo”, cuando vio la cosa mala, dimitió, y no se fue a su casa, no, se colocó en Europa.

D. Pedro Solbes, fue ministro de hacienda con Zapatero y cuando vio la “aguja marearse” abandonó el gobierno. Y digo yo; en la política se está para las maduras y para las duras, porque cuando las cosas van bien, cualquiera vale, cuando se tiene que ver la valía es cuando las cosas van mal.

Con lo que si me he quedado sorprendido es con la noticia aparecida el 15 de Julio: El Parlamentario de IU Ignacio García es el que más dinero percibe; 100.555€; 74.555€ brutos más 26.000€ para dietas, si bien le entrega al partido 34.650€ le quedan libre de polvo y paja, para su bolsillo más de 10.000.0000 de las antiguas pesetas. ¿Que les parece? Y eso siendo Parlamentario de la oposición, los que gobiernan ¿Cuanto dinero será?

Ahora se explica las luchas internas que hay en los partidos por mantenerse en el poder, y por mucho que digan que lo hacen en sacrificio por la sociedad la verdad es, que la “pela es la pela”.

Con 26.000€ de dietas viven dos familias con dos o tres hijos y con 40.000€ mal contado viven  tres familias, o lo que es lo mismo; más de dos veces el salario de dos maestro.

Lo lógico sería que los políticos ganasen lo mismo que en sus respectivos trabajos, más una dieta justa para el desarrollo de su actividad, pero nunca esas cantidades tan brutales. Luego viene la venta de la burra; En conciencia están con los indignados del 15M, pero abiertamente no se posicionan porque saben que se les acaba el chollo. Los militante de bases son los primeros que deben decir ¡¡Basta Ya!!, ¡¡Pero tu que nos vende!! ¿Que clase de solidaridad practica?. Es bueno recordar que, la solidaridad en la iglesia es la caridad. Que peguen los carteles electorales ellos, que sean ellos los que se pongan en los colegios electorales así verían que todos somos necesarios pero nadie imprescindibles.

Solo recordar que en los partidos se entran voluntariamente, y si la mayoría, entiéndase, la mayoría de los militantes te eligen para un cargo institucional, sigue siendo voluntario, a nadie se le obliga a ostentar ningún puesto, y por consiguiente la remuneración económica tiene que ser acorde con lo que se gana en su actividad privada. Seguramente, los cargos vitalicios serían menos y además, el tiempo libre del Parlamento lo tienen que dedicar a explicar a su electorado su gestión y después criticar al adversario, nunca al revés. Esto si sería abnegación, espíritu de sacrificio por la sociedad y solo a cambio de reconocimiento de la misma, y en vez de ser noticia de primera página sería noticia permanente y la misma te lo recompensaría cada cuatro años con sus votos.

16 de Julio de 2011

2 comentarios

Archivado bajo ciudadano activo

LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA (Joe Foweraker) (I)

Los verdaderos artífices de la democracia en España

Existen diferentes obras acerca de la transición política que dio paso a la democracia en España, pero ahora el lector se encuentra ante un libro de excepción. La característica sutilidad y rigor de la mirada anglosajona, inspecciona en estas páginas repletas de interés y novedad, los veinte largos años que precedieron a la muerte de Franco, consiguiendo hacer justicia sobre los auténticos artífices que hicieron posible la democracia española y que no siempre coinciden con los estereotipos que tantas veces se nos ha hecho creer.

<>. Este libro explora la construcción de la democracia en España durante los veinte años largos años que precedieron a la muerte de Franco. El libro pretende devolver la Historia a las personas que la hicieron y aspira, por tanto, a buscar el germen de la lucha por la democracia entre las bases de la sociedad civil. No es una historia más de la transición democrática española: es la historia de los incontables héroes anónimos que prepararon el terreno político para la transición.

El texto indica que el descontento individual y las disidencias políticas se engendraron a partir de las necesidades sociales y de las demandas económicas, pero la lucha en sí exigió una organización política y una preparación continuadas. El libro inspecciona, por tanto, las tramas personales y las estrategias políticas que sirvieron de apoyo a la lucha y demuestra que su aportación a la construcción de la democracia tuvo muchas veces un carácter contradictorio o siempre disgregado.

La lucha democrática no se define por una idea única de la democracia, sino por una gran cantidad de intentos de conseguir una mayor autonomía de acción y unas formas de representación más efectivas.

El libro asocia continuamente la actividad política de base, a nivel local, con la trayectoria nacional de la lucha democrática organizada, demostrando así, de forma detallada, la aportación popular al proceso democrático en la España de Franco. Sirve, por tanto, de complemento a los estudios que conciben las transiciones democráticas en términos de pactos de élites de preceptos constitucionales y genera un aserie de percepciones de la naturaleza de la política democrática en un contexto autoritario. Parece ser que el contenido de la lucha democrática siempre es ambiguo y que sus resultados suelen ser accidentales y, generalmente, imprevisibles.

EN LA CIENCIA POLITICA no hay tema  más importante que la democracia, y no hay asunto mundial más urgente que la lucha por la democracia. Solo una pequeña minoría de la población mundial disfruta actualmente de los derechos y libertades individuales que caracterizan a los regímenes democráticos liberales. La gran mayoría de las personas siguen viviendo bajo formas de gobierno más arbitrarias y peligrosas. La lucha por la democracia es, más que cualquier otra cosa, lo que determinará de forma más directa sus oportunidades de vida y la de sus hijos.

Este libro trata de la lucha por la democracia en España. Su premisa fundamental es que la democracia solo puede conseguirse, nunca se puede otorgar. En resumidas cuentas, el que quiere democracia tiene que luchar para conseguirla. Pero la democracia solo raramente es la meta original de la lucha democrática. En casi todas estas luchas, las exigencias son más limitadas y directas. Pero es al presionar para la resolución de los problemas inmediatos, al buscar soluciones justas, cuando las personas se convierten en protagonistas y consiguen así su ciudadanía.

El principio rector de mi investigación ha sido, por tanto, que tiene poco sentido hablar de >construir la democracia> sin hablar de las personas que la construyen.

La sociología siempre cuenta un relato. Algunos relatos son más atractivos y coherentes que otros, pero no dejan de ser relatos.

sigue…

He leído casi todos los libros de la lucha antifranquista y de la transición, y casi todos están escritos en base a intuición y a lo que se encuentran en los archivos. Archivos, que están relatados por los franquistas y por tanto poco creíbles. Joe, entrevistó a los protagonistas y buceó en la zona de los hechos…

13 de julio de 2011

Deja un comentario

Archivado bajo Política, Uncategorized

El Estado del Bienestar

El eufemismo como lenguaje político.

Los partidos, sus políticos y fundamentalmente los de izquierdas, haciendo caso omiso del mandato que les otorgan sus bases electoras, han entregado la política al poder financiero y a los mercados; lo mismo que poner al lobo como pastor de las ovejas. Veremos como acaba todo esto.

Eufemismo: modo de decir o sugerir con disimulo o decoro ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.

El lenguaje de la política es un lenguaje eufémico. Lo es siempre por dos razones: porque la primera preocupación del político es esconder o maquillar la realidad (lo que se legitima con la eufémica expresión “razón de Estado”). Y porque en la confrontación política no hay lugar para la verdad: las palabras significan en función de la posición de quien las pronuncia y no está permitido decir cosas que no estén conforme a la posición asignada. El que se atreva tendrá dificultades para ser escuchado. Si consigue que se le oiga entre el ruido de lo políticamente correcto, rompe las reglas no escritas de la clase política: o tiene fuerza suficiente para imponerse, para hacerse respetar, o es excluido por los suyos. El aprendizaje del eufemismo es considerado un síntoma de responsabilidad. El buen político es aquel que aprende a ser indiferente con la verdad y consigue hablar cuanto sea necesario sin decir nada relevante.

Esta incompatibilidad entre política y verdad es una fuente de descrédito. La palabra del político es siempre una palabra bajo sospecha. Para que el dialogo sea realmente posible es necesaria una mínima lealtad y honestidad en la exposición de lo que uno piensa. En política nada se dice en función de lo que significa, sino en clave de estrategias  y de tácticas. La polémica política deriva siempre hacia el diálogo de sordos. El espacio político pierde su carácter de ágora de la comunidad.

El lugar de expresión del político son los medios de comunicación. Mucho más que el Parlamento, donde por otra parte, el político se expresa siempre pensando en los medios. El lenguaje eufémico se traslada con suma facilidad a la prensa. Las palabras se repiten como gadgets, según las modas ideológicas, sin que nadie se pregunte de verdad sobre lo que quieren decir.

La construcción del eufemismo es un tarea conjunta de políticos, ideólogos y periodistas. Pocas veces la prensa hace la tarea critica de desmenuzar las palabras que componen el diccionario de la corrección política. Es parte. Y, por tanto, cómplice de la construcción de este espacio de la confusión calculada.

La cuestión del estado del bienestar es un ejemplo de la creación de un falso debate por miedo a decir las cosas por su nombre. La derecha no se atreve a confesar sus intenciones. Ni la izquierda a reconocer su derrota. El interés, por ambas partes, de disimular el estado real de las relaciones de fuerzas hace que se encuentren en un punto: Presentar la crisis del Estado del Bienestar como un problema estrictamente técnico y económico. De esto modo, el problema de fondo de la sociedad europea contemporánea -que afecta a lo esencial: el respeto a la dignidad del ciudadano- se convierte en una cuestión de contabilidad. No salen las cuentas: este es al argumento que nadie rebate. Y, sin embargo, del mismo modo que el Estado del Bienestar fue fruto de un pacto político, su desmantelamiento es una decisión política.

La renta por habitante de los ciudadanos de cualquier país de la comunidad es hoy más alta que en los años cincuenta. Entonces el Estado del Bienestar fue posible porque la derecha entendió que tenía que hacer concesiones para que la clase obrera no se dejara arrastrar por la ilusión comunista. Conquistada la hegemonía económica, política y cultural, desaparecida cualquier amenaza, por lo menos a corto plazo, para la estabilidad de un sistema que ha encontrado en el movimiento permanente su equilibrio, la derecha no ve razones para mantener este pacto político. Es hora de recoger beneficios. No quiere ser ella quien lo rompa por los posibles efectos electorales. Y lo plantea como una cuestión estrictamente técnica. La izquierda -que ha dejado de ser alternativa sin querer saber muy bien que ha pasado- no está en condiciones de imponer políticamente el pacto. Para no reconocer su derrota se adhiere al argumento técnico. Más todavía: su celo le lleva a diseñar ideologías de recambio para justificar el desmantelamiento del Estado del Bienestar: por ejemplo, la llamada tercera vía.

Dicen que la modernidad es una cultura de riesgo. La tercera vía dota al liberalismo económico de una ideología elitista. Una meritocracia sin complejos, como confirma la formula con que Tony Blair explica su criterio de “reparto equitativo”: “que se valore a la gente por lo que puede hacer”. El motor de la historia sigue siendo la vanguardia. Pero en este caso la vanguardia no es el proletariado sino el emprendedor, un eufemismo realmente enternecedor.

Hasta ahora en España las reformas llevadas acabo no se notan demasiado, y sin embargo al esbirro de Rajoy no le parecen suficiente; lo cubre diciendo que no es la linea correcta, pero en el fondo quisiera que Zapatero hiciera lo que presumiblemente parece tendrá que hacer el.

El cohete lanzado en Grecia, todavía no ha alcanzado suficiente altura, cuando la alcance y las chispas caigan en otros países…

3 Julio 2011

1 comentario

Archivado bajo Política