Archivo de la categoría: Tribuna Libre

De un tránsfuga a un seudo ecologista.

El que Juan Clavero salte como un resorte eludiendo el debate de fondo y justificándose de su pasado esclarece mucho el panorama político local. Vivo en el Puerto desde que nací­ y desde casi que nací­, me han preocupado y me he sentido comprometido con los problemas de mi ciudad y de mis conciudadanos, tanto cuando estuve en primera lí­nea del protagonismo político, como ahora que ejerzo de ciudadano activo.

Por eso no me gustan los derroteros políticos que está tomando El Puerto que me recuerdan a otras épocas que, precisamente, acabaron dándole la alcaldía a Hernán Díaz, de ahí el provocar una reflexión política, crítica con los agentes actuales, monopolizadores del debate político de nuestra ciudad e invitar a participar a todo el mundo.

Por ello para mi la persona de Juan Clavero Salvador no me ocupa ni me preocupa en absoluto, es más, me parece un ser inocuo. Lo que si es preocupante es que ocultándose en unas siglas ecologistas muy encomiables, las utilice para destilar odio, envidia y frustraciones contra todo lo que se menea.

De siempre, he separado las posiciones políticas de las relaciones personales, pero todo el que está en la vida pública debe saber que está sujeto a las criticas de los ciudadanos. Como demócrata, las criticas políticas y el querer saber la verdad de lo que ocurre, no es atacar, como tampoco el reconocerle al adversario sus éxitos es defenderlos. Eso que quede claro Sr. Clavero.

Pero hay algo que no debemos olvidar y si analizar, que por muy revolucionario que se sea, no se puede nadar contra corriente, y usted y algunos más lleváis decenas de años atacando a todos los gobiernos locales (y en alguno participé yo) y me pregunto que algo se habrá hecho bien, o no Sr. Clavero. Y después de tantos ataques, el pueblo, que sigue siendo soberano, en las urnas le da la razón. A no ser que diga como el iluminado de Córdoba, el pueblo es tonto porque no me vota.

Señor Clavero, de todos los colectivos políticos, sociales, asociaciones y personas en general de El Puerto incluyendolo a usted, no hay nadie, le repito, nadie, que le haya hecho críticas políticas al alcalde más fuerte que yo. Vaya a la hemeroteca de este periódico y las verás.

Pero no me quiero desviar ni que usted me desvíe de lo que interesa. Ya tendremos tiempo para debatir públicamente (vamos, si usted no tiene incoveniente)  sobre lo de perro de presa, la huerta de Benamahoma, los árboles de allí y de aquí, sobre los Toruños, colonias de camaleones de El Puerto y también de Puerto Real; Juan Clavero. Sobre mi pasado político, y sobre los que defienden la legalidad no se preocupe que hablaremos de todo. Observará que no meto a nadie en este debate, ni a su esposa.

Pero ahora de lo que se trata es que le explique a la ciudadaní­a en general, en aquella situación urbanística estaba su casa en abril de 1988 y en la que estaba en Febrero en 1995, fecha en la que inscribió en el Registro de la Propiedad. Mire usted que fácil. Sino lo hace usted, lo haría yo y más gente, no lo dude. A mi en concreto me hubiese encantado saber, ya sin tener que esperar a otro capítulo, todas las miserias que algunos intentan esconder y que a la larga aparecen como fantasmas del pasado.

Publicado en Diario de Cádiz. 5 de junio de 2006.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología vs Ecologismo, Publicado en Prensa, Tribuna Libre

Al alcalde de El Puerto en 1998

No me sorprende, que en nombre de la democracia, los que nunca creyeron en ella, hoy se atrevan a vilipendiar a aquellos que si creyeron, e hicieron posible que las libertades fueran una realidad. Éstos, si pudieran, nos quitarían de la circulación. Porque estos cachorros de aquellas fieras, añoran los tiempos pasados. Recuerdo que en aquella época felizmente superada, tales personajes ocuparon los lugares que ocuparon: meapilas, cantamañas, y vivalavirgen. Pero con la conquista de las libertades, estos pintorescos actores de la política, corrieron para alistarse en los nacientes partidos ‘democráticos’ y hacer unos cursillos acelerados, no de conocimiento del sistema democráctico, sino para situarse en los lugares que siempre ocuparon.

He tomado la decisión de contestar al hoy iltmo. Sr. Alcalde de nuestra Ciudad, D. Hernán Díaz Cortés. Y lo hago, porque venimos soportando durante siete años las impertinencias e improperios que le viene adjudicando a los que conformábamos los anteriores equipos de gobierno.  Iltmo. Señor Alcalde, le ruego encarecidamente, que en el futuro, cuando quiera hacer mención de algo referente al pasado político de El Puerto, le ponga nombre y apellidos, y como en este periodo no lo ha hecho, debo decirle que la historia política de este pueblo, no se inició en el año 1979. Y si usted quiere seguir por el camino del desprestigio hacia estas personas, yo no tengo ningún inconveniente en denunciar públicamente, a todos aquellos que hoy se llaman ‘demócratas’, y desde que posición política, económica y social se encontraban entonces.

Iltmo. Señor Alcalde, le aclaro, que en política, no es muy correcto acusar y vilipendiar a todos aquellos que le antecedieron. Que aunque hubo errores en el pasado de esta Ciudad, también usted se encontró con muchas obras planificadas.  Quizás las más importantes que ha inaugurado en todos sus mandatos. Porque se puede encontrar, como en este caso, que alguien más le conteste, y no precisamente con el aprecio que yo lo voy a hacer.

Con culpar a los anteriores equipos de gobierno, de yo no se que males, me está autorizando para hacerle una pregunta y también para hacerle algunas sugerencias, que no aconsejarle.

Iltmo. Señor Alcalde, ¿usted sabe por que es Alcalde de El Puerto?

Porque en este pueblo había y hay personas progresistas que se dejaron el alma y algo más, por las conquistas de las libertades y de la democracia. No olvide ni por un momento, que estas personas, son las mismas a las que usted degrada y trata de elmininar… políticamente. Ya sabe por propia experiencia, que sin libertad y sin democracia, no hay alcaldes democráticos. O lo que es lo mismo, gracias a la lucha de estos hombres y mujeres, le permiten  hoy presentarse con una lista propia a las elecciones democráticas.

Pero parece que olvidó su travesía política por el desierto. Piense que lo mismo que hoy tiene mayoría absoluta, el próximo día 13 de junio la puede perder, y si no es en ésta convocatoria a las urnas, será en la siguiente, porque nada es eterno. Piense por un momento que también le sacarán sus miserias, sus errores, su patriotismo o portuensismo, que no sé porqué siempre va ligado a una situación económica privilegiada. Y en que situación económica dejará a nuestro Ayuntamiento. En fín, todo esto le va a ocurrir.

Si me permito hacerle esta sugerencia, es porque tras mi paso por ese Ayuntamiento, nadie, le repito, nadie, me puede señalar por algo oscuro. Y si usted tiene que denunciar algo, o de alguien, pónga nombre y apellidos. Por consiguiente, dedíquese a sus tareas de gobernante,  que aunque con  errores, también tiene aciertos, como todo el que gobierna.

Por tanto, respete a sus antecesores, y será respetado, porque yo he sido uno de ellos. Pero con una gran diferencia con usted: yo he trabajado por los ayuntamientos democráticos y la democracia, y usted en una época de su vida estuvo en contra. Esta es la diferencia.

Publicado en Diario de Cádiz el 19 de julio de 1998.

(Nota: En las elecciones del 13 de junio de 1998, Independientes Portuenses perdió la mayoría absoluta, gobernando durante el siguiente mandato con 10 concejales).

Deja un comentario

Archivado bajo Fotografías, Publicado en Prensa, Tribuna Libre