Ahora Andalucía. Y lo que puede llegar

El 25 de Marzo se decide quien gobernara nuestra tierra durante los próximos 4 años.

Antes, quiero dejar un comentario sobre el debate que mantuvieron el consejero Recio y Sánchez Gordillo.

Hay que destacar que el señorito Arenas, al margen de las bravatas aducidas para no participar en el mismo, escurrió el bulto y cobardemente hizo mutis por el foro.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Releyendo a los Clasicos

Hoy más que nunca, es necesario volver a los orígenes para entender que es lo que está ocurriendo y las posibles soluciones que hay. Dejándonos de eufemismos, de medias verdades y muchos mentiras, la vida política y económica es un ciclo que se repite cada tiempo y siempre con los mismos protagonistas; EL CAPITALISMO DEPREDADOR Y SIN ENTRAÑAS Y MILLONES Y MILLONES DE PERSONAS SIN TRABAJO Y CONDENADA AL HAMBRE Y A LA MISERIA.

El ciclo capitalista y sus fases

Las crisis de superproducción se repiten cada 8-12 años. Así lo atestigua toda la historia del desarrollo del capitalismo. La primera crisis industrial tuvo lugar en Inglaterra en 1.825. La crisis de 1.847-1.848, que abarcó a los EE.UU. y a varios países de Europa, fue la primera crisis económica mundial. La más profunda de las crisis del siglo XIX fue la de 1.873, que marcó el comienzo del tránsito del capitalismo premonopolista al monopolista es decir, al imperialismo. La más grave del siglo XX fue la de 1.929-1.933. Despúes de la segunda guerra mundial, las crisis han afectado proncipalmente a los EE.UU., habiéndose registrado en 1.948.1.949 y en 1.953-1.954. En 1.957 comenzó en los EE.UU. una nueva crisis, que se manistefó en mayor o menor medida en otros países capitalistas.

El periodo que media entre el principio de una crisis y el comienzo de la otra se denomina ciclo y consta de cuatro fases: crisis, depresión reanimación y auge.

La crisis es la fase fundamental del ciclo y se distingue, ante todo, por la superproducción de mercancías, el brusco descenso de los precios, la abundancia de quiebras, la acentuada disminución de la producción, el incremento del paro forzoso, la rebaja de los salarios, la destrucción de mercancías, instalaciones y empresas y la reducción del comercio interior  y exterior. En esta fase del ciclo, la contradicción entre el incremento de la posibilidades de producción y la reducción relativa de la demanda solvente se manifiesta en formas violentas y destructivas. El elevado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas choca con el estrecho marco de la relaciones de producción capitalistas, que se han convertido en trabas y frenan el desarrollo de las fuerzas productivas.

Solo mediante la ruina y el hundimiento de multitud de empresas, mediante la destrucción de una parte de las fuerzas productivas, se reducen violentamente las proporciones de la producción durante la crisis hasta llegar al nivel de demanda solvente que existe en la sociedad. Comienza entonces el tránsito de la crisis a la fase siguiente del ciclo: la depresión.

La depresión es la segunda fase del ciclo. La caracterizan el cese del desarrollo de la crisis, aunque se mantienen el estancamiento de la producción industrial, los bajos precios de las mercancías, la languidez del comercio y la baja cuota de mercancías. El desempleo y los salarios se hallan al mismo nivel que durante la crisis. Las reservas de mercancías acumuladas se destruyen parcialmente, y en parte se venden a bajo precio. La depresión dura a veces años enteros.

La producción capitalista permanece en la fase de depresión hasta que la competencia y la lucha por los mercados de venta y por las fuentes de materias primas incitan a los capitalistas a reequipar las empresas y renovar el capital fijo. Los capitalistas recurren a toda clase de perfeccionamientos para abaratar la producción y hacer que sea rentable, incluso con los bajos precios fijados a consecuencia de la crisis. Surge la demanda de equipos y se crean estimulos para ampliar la producción. Así, poco a poco, se sientan las premisas para el tránsito a la nueva fase del ciclo: a la reanimación. La reanimación es la fase del ciclo durante la cual las empresas que han logrado mantenerse en pie después de la crisis continúan renovando su capital fijo y proceden paulatinamente al ensanchamiento de la producción. Por el volumen, por la cantidad de mercancías fabricadas, la producción se aproxima al nivel de vísperas de la crisis, y luego lo rebasa. Prospera el comercio, suben los precios de las mercancías, crecen las ganancias y disminuye poco a poco el paro forzoso.

 La producción sobrepasa el punto más alto logrado antes de la crisis, lo que marca el tránsito a la fase siguiente del ciclo: el auge.

El auge es la última fase del ciclo. En ella se manifiesta plenamente la tendencia al incremento ilimitado de la producción. Los capitalistas, movidos por el afán de adelantarse los unos a los otos, vuelven a ampliar sus empresas, emprenden nuevas obras y lanzan al mercado cantidades cada vez mayores de mercancías.

El crecimiento impetuoso de la producción va anticipándose más y más a la elevación de la demanda solvente. Aumenta la superproducción, latente hasta cierto momento, y los excedentes de mercancías se acumulan en cantidad creciente. La economía capitalista avanza vertiginosamente al encuentro de una nueva crisis.

En esta etapa superior del auge se descubre de súbito que el mercado está abarrotado de mercancías que no encuentran demanda solvente, se produce la caída de los precios y sobreviene la crisis. Luego vuelve a repetirse todo el ciclo.

 Todo ello demuestra que el desarrollo de la producción capitalista no transcurre de un modo uniforme, sino a través de bruscas oscilaciones y altibajos.

Esta forma ciclica del desarrollo de la producción capitalista es el resultado y prueba elocuente de la contradicción cada vez más aguda entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, poniendo de manifiesto que el capitalismo traba su propio desarrollo y avanza hacía su hundimiento.

Hoy vemos, que las pequeñas y medianas empresas, no puede competir con los monopolios. 

¿Cuantos pequeños y medianos comercios han caido por las instalaciones de los Carrefu y los Hipercort?

Aquellos, junto a los trabajadores, son los paganos de todas las crisis.

Marzo, 10-2.012

Deja un comentario

Archivado bajo Política

La gran Mentira

Igual que con el Prestig; que solo  era unos hilillos de plastilina. La Guerra de Irak y las armas de destrucción masiva. Y los atentados del 11M, Se han llevado tres años y ocho meses Rajoy y sus huestes diciendo que la crisis era provocada por la mala gestión de Zapatero y su gobierno socialista, y que los únicos que estaban capacitados para sacarnos de ella apelando al espíritu de 1.996 eran ellos.

Tres años y ocho meses, negandole al gobierno su ayuda y sin presentar ni una propuesta para sacarnos de la crisis, aduciendo que ya la presentarian cuando ganaran las elecciones. Tres años y ocho meses, con su ardor patriótico, denunciando que España estaba en bancarrota y que tendría que ser recuperada como Irlanda, Portugal o Grecia, y que los únicos capacitados para salir de la crisis como en 1.996 eran ellos.

Toda la campaña electoral ocultando su programa económico y denunciando las reformas que hizo Zapatero por ineficaces; y efectivamente eran ineficaces. Toda la campaña se llevaron diciendo que había 5.300.000 parados y curiosamente ahora aparece 4.700.000, más 112.000 en el mes de Febrero. ¡¡en que quedamos, había 5.300.000 o 4.700.000!!. Y además que en el año 2.012 se destruiran 630.000 más. Si embargo se nos ha dicho que con la reforma laboral se crearían empleos. ¿Donde están los milagreros de 1.996.?

¿Que hay oculto en los presupuestos de 2.012, porqué hasta despues de las elecciones andaluzas?. Está claro lo que pretenden; cargar sobre los más debiles todo el peso de la crisis.

Por eso, en esta elecciones andaluzas hay que pararlos, tenemos que salir a la calle y votar las candidaturas progresistas; aunque tengamos que taparnos las narices, y una vez que se gane, exigir la regeneración política. Si conseguimos ganar la batalla a la abstención; la derecha no ganará.

3 de Marzo 2.012

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Historiadores…

Ahora más que nunca es necesario recuperar los valores que hizo avanzar a la sociedad. Ahora que han camuflado la realidad por el eufemismo para seguir manteniendo los privilegios y el poder.

Los gobiernos en vez de trabajar por los ciudadanos menos favorecidos, están más preocupado por salvar a la banca inyectándoles miles de millones en detrimento de los trabajadores; como si aquellos fuesen los que produjeran el mantenimiento de la sociedad. Han cambiado el termino empresario por el de emprendedor, para ocultar la explotación a la que son sometida las clases trabajadoras. Ahora los mercados aparecen como los pobrecitos que crean riquezas y están soportando todo el peso de la crisis, pero no tiene escrúpulos al ocultar la verdadera situación en que viven millones y millones de trabajadores.

De siempre los pueblos más ricos han sido los más trabajadores y los más ahorradores. Ahora, nos incitan a gastar más y con ello que las familias se arruinen para caer en sus garras. Los que verdaderamente deberían orientarnos, (historiadores) se mantienen callados haciéndoles el juego y sumiendo a la sociedad en la más triste de las ignorancia.

Llenan están las bibliotecas públicas y privadas de historias generales de imperios y naciones, de sociedades antiguas y moderna, barbaras o civilizadas; de historias universales y particulares de reyes y de castas aristocráticas, de guerras y de conquistas; de historias de las religiones, de la filosofía, de las artes, de las ciencias; pero de historias de las clases trabajadoras, de los laboriosos obreros, productores de la riqueza, de los talleres agrícolas e industriales, clases y cosas todas sin las que habría reyes, ni emperadores, ni imperios, ni sociedades, ni ciencias, ni religiones, ni artes, sin las cuales la humanidad no podría existir sobre la tierra, esa historia no la hemos encontrado en ninguna parte.

La causa a que, en nuestro juicio, puede atribuirse este gran vacío en la bibliografia histórica consiste en que hasta ahora las clases trabajadoras vivieron, moral y materialmente, en la condición de vencidas, y los historiadores se complacieron siempre en escribir la historia de las castas vencedoras, de los conquistadores, de las ideas predominantes, de las teologías oficiales, presentando con los colores más sombríos y bajo el aspecto más denigrante a los vencidos, a los esclavizados, a los subyugados, que formaron la parte oscura de sus cuadros, destinadas solo a dar realce a la luminosa apoteosis de los explotadores victoriosos, presentados a la admiración de la generaciones como la encarnación de la justicia, de la verdad, de la ciencia, de la fuerza y del derecho.

Las historias nos presentan a las clases trabajadoras, con relación a las explotadoras, gobernantes e imperantes, como la materia pasiva con relación a la humanidad activa, que se sirve de ella como de instrumento de su propia elevación y grandeza; y así como el hombre hace del hierro el arado con que remueve la tierra, de cuyos jugos se alimenta, lo mismo que el puñal fratricida , la llave con que la avaricia guarda su tesoro y la ganzúa con que el ladrón se lo apropia, así vemos, por doquiera abramos la historia de las sociedades humanas, a los grandes bandidos, llamados guerreros, conquistadores y reyes; a los explotadores del trabajo, a la clerigalla parásita de todas las religiones, servirse, como de dóciles metales, de las clases trabajadoras, convirtiéndolas en instrumentos de sus ambiciones, en forjadores de cadenas con que esclavizar a sus hermanos, en esgrimidora de espadas para asesinarlos, en instrumentos pasivos siempre, sometidos, como bestias de carga, a ajenas voluntades.

Por doquiera la historia nos presenta el fenómeno desgarrador, que la mente no concebiría si no fuera un hecho de carácter tan universal, de ver a la humanidad, que es una en esencia y cuyos individuos son todos formados de igual argamasa, dividida en dos categorías: los que producen y los que consumen, los que mueren de hambre y los que revientan de hartos, los que sufren y los que gozan, los que obedecen y los que mandan; en una palabra, los que constituyen el rebaño y los que los explotan, los que vierten su sangre en los combates para que otros cojan los laureles y los que obtienen las ventajas de las victorias que otros han ganado, los que agotan sus fuerzas y consumen su vida creando todas las maravillas del lujo, del refinamiento, de la aplicación de la materia  por sus infinitas transformaciones a la satisfacción, no solo de las necesidades, sino de las comodidades y del regalo de la vida, viviendo entre tanto sumidos en la mayor miseria, en la carencia de lo agradable y de lo útil y hasta de los más indispensable para la conservación de la existencia, y los que, sin haber hecho el menor sacrificio, sin haberse tomado la menor pena, sin dar nada a cambio de lo que reciben, viven rodeados de todas las maravillas que el arte, la industria y las ciencias producen, acaparando todos los adelantos de la civilización.

Rara vez, en efecto, se ha dignado la historia consagrar algunas lineas a las clases trabajadoras, porque aun con todas ellas, y son muchas, no ha tenido bastante para referir los hechos y hasta los menores gestos de príncipes y magnates, de los héroes, de los sacerdotes y de las aristocracias civiles, religiosas y militares que bajo toda clase de denominaciones han venido imperando y disputándose el dominio de los pueblos desde los tiempos más remoto hasta nuestros días. Pero ese dualismo, esa contraposición de humildad y de orgullo de miseria y de riqueza, de trabajo y de holganza, de abstinencia y hartura, lo descubre el observador por cualquier parte que abra el libro de la historia.

Y ese terrible e inhumano dualismo existe todavía; aún puede decirse que, considerados en su conjunto, tomados en globo, los que con su sudor riegan la tierra, produciendo el pan que nos comemos; los que arrancan las primeras materias y las transforman, dándoles infinitas formas para que con mayor facilidad nos las asimilemos y usemos, que constituyen la mayoría del género humano, son los que viven más miserablemente, los que menos gozan de las mismas cosas que producen, mientras que la minoría, que no contribuye  nada a producción de la riqueza, es la que de ésta más goza, formando, por lo tanto, una clase parásita y privilegiada.

La realización del progreso social puede y debe, no obstante, demostrarse por la transformación del modo de ser de estas clases privilegiadas, que han ido sucesivamente, y por una serie de evoluciones históricas, perdiendo su primitivo carácter de casta privilegiada se fueron transformando en su manera de ser; se han movilizado, concluyendo por mezclarse con todas las clases sociales, y menguando en importancia y acortando la distancia que las separaba de las clases trabajadoras, no solo por la perdida de sus privilegios, sino por la elevación relativa y sucesiva de grandes categorías de trabajadores,  que desde el simple bracero al gran artista mecánico o liberal han llegado a formar una gradación casi imperceptible, a no ser que, mirándola a cierta distancia para abarcarla en su conjunto, se vea que los obreros que por medio de su trabajo pueden honradamente elevarse y vivir al nivel de las clases medias o acomodadas, son forzosamente  en número tan reducido, que solo forman una excepción de la regla. Pero, en cambio, la historia tan bien nos muestra que, una vez levantado por encima del bajo nivel del común de las clases trabajadoras, los que ejercen los oficios y profesiones excepcionalmente favorecidos a que nos referimos, se convierten a su turno en explotadores de sus hermanos que quedaron debajo, por lo cual su elevación al mismo tiempo que es el resultado de un progreso, viene a ser un refuerzo que reciben las clases explotadoras.

5 de Febrero de 2012

1 comentario

Archivado bajo Charlas y reflexiones

Democracia vs Dictadura de Mercado

Todavía a mediado de los setentas del siglo pasado y con la muerte del dictador, los partidos de izquierda y los progresistas, debatían sobre el desarrollo de la sociedad y su avance hacía una más justa y solidaria.

El método, la forma y la finalidad de los debates eran; conquistar la libertad, con ella consolidar la democracia, educar y convencer a la ciudadanía, para que mayoritariamente se pudiese alcanzar la Democracia Político-Social, como antesala del Socialismo Democrático y seguir avanzando para una sociedad más igualitaria.

Estas eran las premisas de los demócratas, predemocratas y progresistas. Pero en España no tuvimos una revolución de los claveles, aquí, la mayoría de la clase militar seguía siendo franquista, y temerosa de perder sus privilegios con la llegada de la democracia, sometió a la sociedad española por medio de varios intentos d golpes de estado, al miedo de volver a una guerra civil y a una terrible posguerra.

El Partido Comunista de España ante esta disyuntiva, aparcó las premisas reseñadas más arriba y planteó; Libertad o dictadura. Y efectivamente, ante el peligro de involución y que los ciudadanos ante el temor y que no querían una nueva confrontación bélica, y que la militancia comunista harta de miles de años de condenas en las cárceles, sufrimientos y dolor se merecían una pausa en  su lucha y poder disfrutar de lo que se dejaron en el camino, no estaban, no estábamos por la labor de seguir en la clandestinidad, por lo que esto comportaba. Y en efecto el debate no era; Monarquía o República, no se dieron las condiciones idóneas para ello. Se optó por la libertad y se enterró la dictadura. Aunque hoy tenemos otro tipo de dictadura; la de los Mercados.

Ya en la década de los 80 con la caída del bloque socialista, el capitalismo financiero internacional tuvo el camino expedito para coger en sus zarpas a los ciudadanos de todo el mundo para subyugarlos y sumergirlos en la más tenebrosas de las crisis. Para ello, lanzó el anzuelo con la carnaza de la globalización de la economía, el estado del bienestar y la superación de las clases.

Para conseguir sus propósitos no escatimaron esfuerzos ni dinero, propagaron la corrupción a limites insospechados, consiguieron que los ciudadanos dejaran de creer en la política y en los partidos políticos de izquierda; ( PSOE, 211.000 militantes; PCE desaparecido; IU militancia ínfima. En cambio el PP 800.000 militantes. Los sindicatos han dejado de ser los referentes de la clase asalariada, han pasado de ser combativos en las mejoras sociales por sus mejoras personales, olvidándose unos y otros que lo que articula la sociedad son los partidos y sindicatos.

Los mercados, una vez conseguido sus propósitos, endeudando a gobiernos, autonomías y ayuntamientos a través de prestamos y cobrando intereses leoninos provocan una crisis de consecuencias impredecibles, gobernando en la sombra a los países y obligándolos a cambiar las constituciones  para asegurarse los empréstitos, sin importarle mandar al paro a millones de personas, esquilmar a los pueblos robando la alimentación y recortar la asistencia sanitaria y educativa etc., con la anuencia vergonzante de los gobiernos de “izquierda” y sindicatos.

Los asalariados abandonados a su suerte por dichos partidos, sindicatos, pensadores y filósofos, están desconcertados sin un  norte que los guíe para avanzar en las conquistas sociales se refugian en la abstención, huyendo de las promesas y mentiras a los que son sometidos. Nadie se cree que con las reformas laborales se crea empleo. Estamos asistiendo a la vergonzante dejación combativa de los sindicatos por mantener el statu de sus dirigentes. A cambio, aceptan una subida salarial del 5% para tres años, miran para otro lado cuando aparece que un directivo de banco se jubila con 60 millones de euros.

El BCE le inyecta a los bancos 500.000 millones de euros al 1% de interés, para que estos le preste a los gobiernos al 5%, ¿no hubiese sido más lógico que el BCE le prestase directamente a los gobiernos al 1% ?, seria lo más lógico, pero la lógica del capitalismo es ganar dinero como sea al menor coste posible, aunque el coste para los asalariados sea el paro, recortes salariales, sanitarias, educativas y ser desposeídos de sus viviendas.

Tenemos una administración enormemente inflada y extraordinariamente informatizada, todos los ciudadanos estamos controlados, aunque unos más que otros; los de ls nominas sufren estos controles, ¿ y los que la hacen tienen el mismo control ? También, pero con más tolerancia, de lo contrario como se explica que halla tanto fraude a hacienda y tanto dinero en los paraísos fiscales.

El resultado de esta espiral de locura de los mercados son las caídas de los gobiernos; griego, irlandés, portugués, la dimisión de Berlusconi, el adelanto electoral de Zapatero y con ello la perdida hegemónica de la social-democracia, y todo por no querer afrontar y denunciar el origen de la crisis en los parámetros naturales y políticos, y como consecuencia de esta negligencia, el PP ha copado casi todo el territorio nacional y no precisamente por la claridad y el buen hacer político de este partido.

Ahora le toca a los andaluces, de nosotros depende que la derecha cope Andalucía o sean rechazados. Con la despolitización a la que hemos sido sometidos, difícil lo tiene la social-democracia y lo lamentable es que sea el bocaza de Javier Arena el que dirija los destinos de esta tierra.

Pero no todo son nubarrones en el horizonte, hay dos puntos de luz que se hacen necesario estudiar y analizar para extrapolarlo a todo el territorio y a la sociedad; Marinaleda y un pueblo de la comunidad valenciana. El el primero y sin estar de acuerdo con las formas pero si en el fondo; no hay paro ni falta de viviendas. El segundo, ha terminado el ejercicio de 2.011 con superávit en el ayuntamiento. El alcalde dice; no hay misterio ni milagros , solo se gasta un poco menos de lo que se ingresa.

Ante la desconfianza y rechazo de la sociedad hacía los partidos y sindicatos, los ciudadanos necesitan articularse para hacer frente al capitalismo voraz e inhumano. Si la mayoría que somos y estamos de acuerdo en que todas las personas tienen que tener asegurada la subsistencia; aparcando las ideologías, banderÍas y demás parafernalias inútiles, nos deberíamos nuclear alrededor de una organización solidaria donde lo único que debe predominar es el bienestar de la sociedad. Despojarnos de perjuicios, ambiciones y vilezas. 

Sin olvidar; que no hay parto sin dolor ni cambio social incruento.

26 de Enero de 2012

4 comentarios

Archivado bajo Política

¿ Evolución…?

No se porqué, cuando muere alguien se suele oír: “El pobre tenía sus cositas, pero era muy buena persona”, y nos olvidamos que las “cositas” eran el sufrimiento de mucha gente, cuando no, la perdida de la vida.

Hoy  el Diario de Cadiz inserta una viñeta evolutiva de Fraga. Primero se ve a un Fraga andando como un simio con el yugo y las flechas en el pecho. Segundo, se ve andando con formas simiesca con las siglas de AP, y tercero se ve a Manuel Fraga como “hombre eréctus”  ya con las siglas del PP. Y lo curioso es que el periódico que lo pública no es nada sospechoso de ser izquierdista.

¿ Evolucionó Fraga o lo hicieron evolucionar ?

Más bien creo que no evolucionó, pero si supo adaptarse (aunque tardíamente) a los nuevos tiempos que se avecinaban.

Pero no se puede meter en una coctelera toda una vida como pretenden sus seguidores, y si se mete, hay que echar proporcionalmente los ingredientes, solo así podremos ver y que quede para la posteridad las andanzas del sujeto. Fraga fue un franquista que se sentaba en los consejos de ministros donde se firmaban las condenas de muertes de demócratas y luchadores, y a muerto siendo franquista.

Siendo ministro del interior, (ya en la monarquía) y por lo tanto responsable de los asesinatos de los cinco trabajadores de Vitoria cuando celebraban una asamblea en una iglesia. Asimismo de los sucesos de Montejurra con los hombres de las gabardinas.

Cuando fue destituido de ministro, creó con los residuos del franquismo un partido político; Alianza Popular y concurrió a las elecciones de 1.977 con el nombre de Coalición Democrática junto a otros seis franquistas de pro; los sietes magníficos, donde decía: Los peligros de España son dos; los marxistas y los separatistas. Participo en la elaboración constitucional, pero dio libertad de voto a sus militantes y no votó la Constitución, hoy son más constitucionalistas que nadie.

Se opuso a las autonomías, y se llevó 15 años de presidente de Galicia. Se opuso al divorcio y a todas las materias progresistas de la sociedad. También se opuso a la ley de la memoria histórica y en cambio nunca condenó el golpe de estado de Franco. Este es el demócrata que nos quieren hacer ver sus acólitos y partidarios.

Pero si hay que reconocerle y agradecerle también, que supo rodearse y atraer a la ultra  derecha franquista y mediatizarlos.

Lo denigrante es que el bocaza de Javier Arena Bocanegra, con estos antecedentes diga que Fraga es el político que más apostó por la democracia, por la Constitución y las autonomías. Lo sorprendente es que esta gente le exija a ETA que pidan perdón a las victimas; y deberían hacerlo, pero también exigimos (no subvenciones) que les pidan perdón a todas las victimas del franquismo y reconocerles su aportación a la libertad y a la democracia.

17 de Enero de 2.012

3 comentarios

Archivado bajo Política

2 .0 1 2: Primer año triunfal

Por primera vez en la historia del calendario, este año no empezó el día 1 de Enero, sino que lo hizo el 30 de Diciembre pasado, día que se celebró el 1º consejo de ministro. Rajoy, después de ocultar  sus  intenciones durante toda la legislatura y muy especialmente en su campaña electoral, y extraordinariamente durante el debate de su investidura, y cuando toma posesión,  saca las patitas y sale con su verdadera cara y da un avance de lo que se propone hacer después de las elecciones Andaluzas. DESMONTAR EL ESTADO DEL BIENESTAR PARA FAVORECER A LOS MERCADOS FINANCIEROS.

Es una pena oír lo que se oye hoy en la calle; ¡¡Nos han engañados!!. ¡¡No, Rajoy no ha engañado a nadie!!, Nos hemos dejado engañar por los que siempre nos han engañados, ¿O es que alguien pensaba que la derecha se iba poner del lado de los trabajadores?

El líder espiritual de la propaganda nazi decía: Una mentira dicha mil veces se convierte en verdad. Y es lo que ha pasado con el PP., han dicho mil mentiras y nos lo hemos creído, y la mentira más grande ha sido el silencio vergonzoso que durante la legislatura ha mantenido Rajoy sobre la naturaleza de la crisis y la solución que le daría a la misma. Claro, sabía que si lo decía no hubiese obtenido el triunfo que ha tenido, por eso, la ocultación de sus políticas, es tanta corrupción como la económica y por eso la ciudadanía no debe permitir más silencios sobre las políticas económicas, (es más) tenemos que  exigirles que diga el resto ante de las elecciones autonómicas.

Por primera vez en la democracia española, un partido ha llegado al poder sin decir cuales eran sus políticas y que harían después. Sin embargo, nos vendieron hasta saciedad que; bajando los impuestos se crearían puestos de trabajos, que no se podía cargar sobre los más desfavorecido todo el peso de la crisis y que el gobierno de Zapatero nos había mentido. Y es verdad; Zapatero no contó la verdadera causa de la crisis y los verdaderos responsables, y por eso, ha posibilitado que el PP. gane las elecciones.  En todos los años que llevamos de democracia, no se ha mentido más que ahora, y miren que se ha mentido.

Los que lucharon por la libertad y la democracia ayer, y los que hoy están nucleados en el movimiento 15M, debemos aunar los esfuerzos para acabar con la corrupción económica y política. Exigir en la calle varias reformas en la Constitución, pero las más urgentes son dos: ACABAR CON LA CORRUPCIÓN ECONOMICA Y POLITICA. (1º. Encarcelar a los que se apoderen de dinero público y hasta que no lo devuelvan no verán la luz del sol en libertad. (2º. Desposeer de sus cargos públicos a todos aquellos que no cumplan lo que prometieron en sus programas y que le oculten al pueblo la naturaleza de los problemas.

Los comentaristas y analistas políticos deberían decir con la boca grande, lo que están cociendo en el caso de ganar el PP las elecciones Andaluzas. Así como los sindicatos obreros dejen a un lado las subvenciones y recuperen lo que nunca debieron abandonar: LA LUCHA DE CLASE.

2 de Enero de 2.012

Deja un comentario

Archivado bajo Política