Releyendo a los Clasicos

Hoy más que nunca, es necesario volver a los orígenes para entender que es lo que está ocurriendo y las posibles soluciones que hay. Dejándonos de eufemismos, de medias verdades y muchos mentiras, la vida política y económica es un ciclo que se repite cada tiempo y siempre con los mismos protagonistas; EL CAPITALISMO DEPREDADOR Y SIN ENTRAÑAS Y MILLONES Y MILLONES DE PERSONAS SIN TRABAJO Y CONDENADA AL HAMBRE Y A LA MISERIA.

El ciclo capitalista y sus fases

Las crisis de superproducción se repiten cada 8-12 años. Así lo atestigua toda la historia del desarrollo del capitalismo. La primera crisis industrial tuvo lugar en Inglaterra en 1.825. La crisis de 1.847-1.848, que abarcó a los EE.UU. y a varios países de Europa, fue la primera crisis económica mundial. La más profunda de las crisis del siglo XIX fue la de 1.873, que marcó el comienzo del tránsito del capitalismo premonopolista al monopolista es decir, al imperialismo. La más grave del siglo XX fue la de 1.929-1.933. Despúes de la segunda guerra mundial, las crisis han afectado proncipalmente a los EE.UU., habiéndose registrado en 1.948.1.949 y en 1.953-1.954. En 1.957 comenzó en los EE.UU. una nueva crisis, que se manistefó en mayor o menor medida en otros países capitalistas.

El periodo que media entre el principio de una crisis y el comienzo de la otra se denomina ciclo y consta de cuatro fases: crisis, depresión reanimación y auge.

La crisis es la fase fundamental del ciclo y se distingue, ante todo, por la superproducción de mercancías, el brusco descenso de los precios, la abundancia de quiebras, la acentuada disminución de la producción, el incremento del paro forzoso, la rebaja de los salarios, la destrucción de mercancías, instalaciones y empresas y la reducción del comercio interior  y exterior. En esta fase del ciclo, la contradicción entre el incremento de la posibilidades de producción y la reducción relativa de la demanda solvente se manifiesta en formas violentas y destructivas. El elevado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas choca con el estrecho marco de la relaciones de producción capitalistas, que se han convertido en trabas y frenan el desarrollo de las fuerzas productivas.

Solo mediante la ruina y el hundimiento de multitud de empresas, mediante la destrucción de una parte de las fuerzas productivas, se reducen violentamente las proporciones de la producción durante la crisis hasta llegar al nivel de demanda solvente que existe en la sociedad. Comienza entonces el tránsito de la crisis a la fase siguiente del ciclo: la depresión.

La depresión es la segunda fase del ciclo. La caracterizan el cese del desarrollo de la crisis, aunque se mantienen el estancamiento de la producción industrial, los bajos precios de las mercancías, la languidez del comercio y la baja cuota de mercancías. El desempleo y los salarios se hallan al mismo nivel que durante la crisis. Las reservas de mercancías acumuladas se destruyen parcialmente, y en parte se venden a bajo precio. La depresión dura a veces años enteros.

La producción capitalista permanece en la fase de depresión hasta que la competencia y la lucha por los mercados de venta y por las fuentes de materias primas incitan a los capitalistas a reequipar las empresas y renovar el capital fijo. Los capitalistas recurren a toda clase de perfeccionamientos para abaratar la producción y hacer que sea rentable, incluso con los bajos precios fijados a consecuencia de la crisis. Surge la demanda de equipos y se crean estimulos para ampliar la producción. Así, poco a poco, se sientan las premisas para el tránsito a la nueva fase del ciclo: a la reanimación. La reanimación es la fase del ciclo durante la cual las empresas que han logrado mantenerse en pie después de la crisis continúan renovando su capital fijo y proceden paulatinamente al ensanchamiento de la producción. Por el volumen, por la cantidad de mercancías fabricadas, la producción se aproxima al nivel de vísperas de la crisis, y luego lo rebasa. Prospera el comercio, suben los precios de las mercancías, crecen las ganancias y disminuye poco a poco el paro forzoso.

 La producción sobrepasa el punto más alto logrado antes de la crisis, lo que marca el tránsito a la fase siguiente del ciclo: el auge.

El auge es la última fase del ciclo. En ella se manifiesta plenamente la tendencia al incremento ilimitado de la producción. Los capitalistas, movidos por el afán de adelantarse los unos a los otos, vuelven a ampliar sus empresas, emprenden nuevas obras y lanzan al mercado cantidades cada vez mayores de mercancías.

El crecimiento impetuoso de la producción va anticipándose más y más a la elevación de la demanda solvente. Aumenta la superproducción, latente hasta cierto momento, y los excedentes de mercancías se acumulan en cantidad creciente. La economía capitalista avanza vertiginosamente al encuentro de una nueva crisis.

En esta etapa superior del auge se descubre de súbito que el mercado está abarrotado de mercancías que no encuentran demanda solvente, se produce la caída de los precios y sobreviene la crisis. Luego vuelve a repetirse todo el ciclo.

 Todo ello demuestra que el desarrollo de la producción capitalista no transcurre de un modo uniforme, sino a través de bruscas oscilaciones y altibajos.

Esta forma ciclica del desarrollo de la producción capitalista es el resultado y prueba elocuente de la contradicción cada vez más aguda entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, poniendo de manifiesto que el capitalismo traba su propio desarrollo y avanza hacía su hundimiento.

Hoy vemos, que las pequeñas y medianas empresas, no puede competir con los monopolios. 

¿Cuantos pequeños y medianos comercios han caido por las instalaciones de los Carrefu y los Hipercort?

Aquellos, junto a los trabajadores, son los paganos de todas las crisis.

Marzo, 10-2.012

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s