Archivo diario: 02/04/2011

Limitaciones y capacidades…

El que no conoce su limitación no conoce su capacidad.

La juventud de hoy es la mejor formada de toda la historia de España y al mismo tiempo la peor informada.

Pasamos de un sistema raquítico en libertades a una explosión de libertad donde creíamos que lo la libertad de expresión conoceríamos todos los desmanes ejecutado por el franquismo. Y no fue así, a la expoliación cultural y política que fue sometido el pueblo español por el anterior régimen, la democracia a cuentagotas y en raras ocasiones fue informando al pueblo.

Ante esta falta de información, una parte de la juventud que ignora la historia franquista se va alejando cada vez más de las posiciones democráticas imperante y se acerca a los grupos nazis y fascistas expresando su furor en los grupos ultras en los campos de fútbol y en los lugares donde mora los inmigrantes, formando núcleos racistas donde la violencia campea por la tolerancia de las autoridades.

En un sistema democrático donde la libertad y la libertad de expresión están, deben estar por encima de cualquier cosa, no debe permitir que en nombre de la misma se ataque a la propia democracia. Tampoco por decreto se puede prohibir, pero explicando e informando a la juventud de lo que significa el nazismo y el fascismo lo más seguro es que se alejen de estas practicas y nos lo ganemos para la causa democrática.

Los límites democráticos consisten en respetar al adversario, pero si el adversario socava los cimientos de la democracia no solo no hay que respetarlos, sino que hay que arrinconarlos y anularlos culturalmente. La libertad es un bien preciado que cuesta mucho conquistarla, sostenerla y al mimo tiempo es tan débil y frágil que en cualquier momento se puede perder.

La capacidad democrática de los verdaderos demócratas consiste en salvaguardar los valores de la misma, pues mientras que la derecha no necesita democracia para vivir, a la izquierda no solo le es imprescindible sino que se juega su supervivencia. Para ello tiene que estar en constante vigilancia de sus enemigos y seguir profundizando en ella para que marque la diferencia con los postulados retrógrados y conservadores de la derecha.

El mundo está lleno de ex comunistas, pero nadie reconoce su pasado nazi o fascista. Mientras aquellos se mantienen en los parámetros de la izquierda y progresista, estos, aunque reciclados y acogidos como demócratas, en su fuero interno subyace su ideología retrógrada, aceptan la democracia pero la miran de reojo porque no creen ella, ejemplos los hay y múltiples: No votaron la Constitución, no estuvieron ni están de acuerdo con las autonomías, no aceptan la unidad voluntaria de los pueblos y añoran la unidad ejercida por la fuerza desde los Reyes Católicos hasta la del general Franco.

Al no creer que el dialogo es una dinamizadora para conseguir avanzar, se oponen a todo. En el transcurso de estos treinta años de democracia, donde el avance de la sociedad española ha sido espectacular, donde no tienen más remedio que reconocerlo, ahora se oponen a la modificación de la Constitución para que no se siga avanzando.

La izquierda hoy, es la consecuencia de las luchas progresistas de nuestros predecesores. La derecha representa y son herederos de los que sometieron al pueblo español a siglos de retrasos y miserias con referencia a otros países de nuestro entorno. De ahí las simpatías con los republicanos norteamericanos; añoran el imperio perdido por propia incapacidad de avance.

La capacidad intelectual y de perdón de la izquierda sometida por la represión franquista, no tiene parangón en los anales de la historia. Ha sido capaz de perdonar a sus torturadores, ha sido capaz de integrarlos en el sistema democrático y es más, le tolera no solo la critica sino el insulto y provocación permanente. (ver intereconomía, la gaceta etc.)

La izquierda con sentido de la responsabilidad y con el ánimo de superar las dos España, aceptó la monarquía, acepto la bandera y no tomó represalia con nadie, ni tan siquiera reivindicó a sus muertos hasta bien entrada la democracia. En cambio la derecha se ha negado a condenar el golpe de estado de Franco. ¿ Porqué esta negativa, que temen ? Quizás no lo hacen porque se consideran los legítimos herederos del franquismo.

En Alemania se juzgó a los nazis. En Chile a Pinochet. En Argentina hacen lo mismo. En España, ni tan siquiera dejan que el juez Garzón investiguen los desmanes de la dictadura, temen que se abran expedientes de los crímenes de lesa humanidad a los que cerca de cuarenta años lo ejercitaron. Quizás teman los del Tribunal Supremo, sentar en el banquillo de los acusados a Fraga y a muchos militantes del PP. Y de camino no vaya a ser cosa que tengan que sentarse algunos magistrados. Los cierto es que conviven con nosotros y son respetados, queda la “duda” que harían si se volviese atrás.

2 de abril 2011

1 comentario

Archivado bajo Política