Archivo mensual: marzo 2011

Utopía… y Realidad

Se dice que la idea de algo irrealizable es utopía.

Nuestros antepasados en su utopía de facilitar mejorar los medios de transporte de personas y mercancías, inventaron la rueda; pasó de utópico a la realidad.

Cuando por seguridad vivían en cuevas o encima de los árboles, y tenían que ir a los manantiales por agua, buscar diariamente su sustento, alguna vez pensarían en viviendas más seguras y confortables donde tuviesen agua corriente, lumbre y aparatos para conservar los alimentos. Esa era su utopía que hoy disfrutamos nosotros.

Cuando algunas mujeres pensaron en la igualdad y su derecho al sufragio, no solo la llamaban utópicas y…, hoy es una realidad.

En las décadas de los 40,50, 60 y 70 del siglo pasado un grupo no muy numeroso de personas luchaban por la libertad en España, nos llamaban ilusos, locos, y utópicos. Todavía recuerdo conversaciones con personas que me decían que esto no se alcanzaría nunca, huían de nosotros como si fuésemos apestados, pues bien, muchas de aquellas personas que no creían en la utopía de la libertad y la democracia en nuestro país, han ostentado y ostentan cargos muy importantes en la democracia actual, que en la época, era la utopía de aquellos luchadores. Todavía siguen sin creer que se puede alcanzar un mundo mejor.

La utopía es la ilusión de conseguir lo que pensamos, avanzar en el progreso, erradicar o minimizar el dolor, acabar con las injusticias, el paro, el hambre, acabar con la mortalidad infantil, en definitiva acabar con todas las lacras sociales.

Si en el primer mundo estamos en vía de superar todo lo enumerado y hemos conseguido alcanzar la utopía, ¿porqué no seguimos siendo utópicos y erradicamos todos los males del tercer mundo?

La realidad es que nos han quitado la ilusión de seguir luchando contra las injusticias del mundo, la realidad es que ni el capitalismo ni el comunismo le han dado solución a los problemas de la sociedad. Pero no por ello debemos dejar a cada uno a su suerte, tenemos que seguir combatiendo para lograr que el bienestar sea alcanzado por todos los habitantes del planeta.

Hace más de cincuenta años, los trabajadores tenían la ilusión, soñaban y luchaban para que la sanidad fuera universal, que todos los niños tuviesen colegios, tener una vivienda digna con baño y retrete individual, algo que hoy nos parece tan natural en esa época era algo inalcanzable.

Se ha pasado de la utopía a la realidad y se sigue avanzando en ella.

Pero esto no ha sido dado por la caridad cristina ni por la bondad de los señoritos o capitalistas, esto fue una conquista que costó sangre, sudor y lagrimas; muertes, cárcel, exilio, emigración, etc.

Pero hemos pasado de una sociedad obrerista a una sociedad de trabajadores asalariados. La clase obrera en su afán de que sus hijos no corran la misma suerte que ellos, se esfuerza para que estudien y todos vayan a la universidad, saquen sus títulos y se abran paso en la vida. ¿Pero que ocurre una vez aprobados?: Corren ilusionados para montar su despacho, bufete, consulta etc., y al no conseguirlo se frustran y caen en manos de otros bufetes, despachos, y consultas, cuando no, quedan en las bolsas del paro o a lo sumo se colocan en lo que sea. No es raro ver a un abogado ejercer de auxiliar administrativo en un ayuntamiento o empresa pública y por las tardes trabajar de pasante en cualquier bufete de renombre, que siempre coincide con los hijos de los capitalistas. Y es que a los hijos de los trabajadores les cuesta una enormidad  abrirse camino en la vida, es la herencia genética impuesta por la clase dominante.

Pero es una realidad que la sociedad occidental las desigualdades se van acortando, vamos siendo más iguales.

La diferencia entre el utópico y el pragmático es que aquel aprende del pasado, lucha por el presente y trabaja para el futuro. El pragmático cree que el mundo empezó cuando él nació y acaba cuando muere. No analiza el pasado, no piensa en el futuro y solo le interesa el presente. Esta es la diferencia.

El Puerto de Santa María, 22 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Política, Sociedad

A las sombras de los más hermosos árboles suelen crecer las setas más venenosas.

Vázquez Figueroa escribe en su libro: ‘El Agua Prometida’.

«Y entre lo mucho que yo ignoraba estaba el hecho de que el movimiento ecologista nacido tiempo atrás con el loable propósito de preservar para las generaciones futuras el único planeta que tenemos, se ha ido diversificando con el paso de el tiempo en cuatro ramas claramente definidas:

  • El ecologismo de los ecologistas serios, estudiosos, sacrificados y conscientes, que sueñan con dejarles a sus hijos un mundo mínimamente habitable, y que no dudan a la hora de jugarse incluso la vida por conseguirlo.
  • El ecologismo de los ecologistas de salón, que suelen oír campanas y no saben donde, limitándose a repetir confusos argumentos que les llegaron a través de los medios de comunicación.
  • El ecologismo de los políticos, que busca todo tipo de excusas, a menudo malintencionadas y pintoresca para oponerse a cualquier iniciativa proveniente de un partido rival y por último, y como subespecie más evolucionada,
  • El ecologismo de los “golfos, que tan solo lo usan en su propio beneficio a base de chantajear a su posible víctima atemorizándola con la denuncia y el escándalo.

Estos últimos constituyen sin lugar a dudas el grupo más peligroso, puesto que han hecho de sus arteras la más sucia de las profesiones, ya que serían capaces de incendiar un bosque con tal de que lo nombrasen “asesores” de cualquier departamento de medio ambiente, o envenenar a los animales de una reserva natural si con ello consiguiesen entrar a formar parte de su patronato directivo.

Alberto Vázquez Figueroa.

Amenazan y extorsionan en busca siempre de protagonismo personal o algún otro tipo de compensación, y si no se les neutraliza acabarán por organizar una autentica caza de brujas al estilo del peor “maccartismo” de hace medio siglo.

Y a mi modo de ver, la más nefasta consecuencia de este último tipo de rastreras acciones, se centra en la evidencia de que a la larga, de tanto insistir sobre un proteccionismo abusivo y mal entendido, se produce en el ciudadano de a pie una lógica reacción de rechazo que acaba por perjudicar a la labor bien hecha, sincera y sensata». Alberto Vázquez Figueroa.

1 comentario

Archivado bajo Ecología vs Ecologismo, Sociedad

Recuperación de la memoria: “LA MUJER en mayuscula”

El rol desempeñado por la mujer en la lucha antifranquista fue igual o más duro que el del hombre. Mantuvo viva la llama en silencio pero con una constancia digna de elogio, transmitió a sus hijos la necesidad de la lucha y que siguiera los pasos de sus padres.

Mujeres que han pasado al anonimato y no han pedido el lugar que le corresponde en la historia, mujeres que con la conquista de la libertad y la democracia dieron un paso atrás para que otras ocuparan sus puestos, a este grupo de mujeres de El Puerto nadie le ha reconocido nada, desde aquí mi recuerdo y admiración. /En la imagen de la izquierda, María Vera, mi esposa.

Mujeres como: Carmen Travieso, mi madre; su marido preso y dos hijos en la cárcel. Antonia Herrera; estuvo en prisión, un hermano fusilado y madre de Antonio Alvarez. Isabel Oreni, esposa de Alvarez. Ana Perea, exiliada. Maria Vera, mi esposa.

Lola Artola, Lola Lojo, Conchi Nieto, mi cuñada, Marta y Milagros Marroquín; desde niña llevaba la comida a los presos en el Penal. Milagros Dominguez, Elena Niño, Pepi de Benito, Pepi Cote, Milagros y Pepi Gutierrez, Milagros Marín, Sole Villar, Lourdes Roselló, Ana Alonso, Kati Calatayud, Milagros Sevilla, Ana Oreni y otras muchas que no recuerdo sus nombres.

Todas ellas dieron sus mejores años acompañando a sus compañeros encarcelados, siguieron con el combate y la educación de sus hijos. Al mismo tiempo creando las condiciones de su lucha personal para la igualdad hombre-mujer.

Quiero dejar testimonio de estas mujeres que sacrificaron sus vidas para que sus hijos vivieran en libertad.

Causa risa algunos reconocimientos reciente a mujeres que se incorporaron a la “lucha” pero después de la muerte del dictador. Los que propusieron estos reconocimientos tiene la misma historia que ellas. Ninguna. A través de su miedo no solo no lucharon sino que frenaron la lucha de otros.

Así es la historia: unas lo guisan y otras se lo comen.

El Puerto de Santa María. 19 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Mujer, Vecinos

Recuperación de la memoria: “Pepito Alberti”

Con Pepe, en la Librería Alberti, en la calle Alquiladores, punto de encuentro de la disidencia en el periodo previo al cambio político.

Hace tiempo que el virus de la amnesia se instaló en la memoria colectiva, este desorden mental nos llevó al olvido de las hoy, personas anónimas, pero que en su día estaban en primera línea de la lucha por las libertades y la democracia. Sería de justicia un reconocimiento a sus aportaciones desinteresada a esta causa.

José  Gutierrez Ponce,  más conocido como “Pepito Alberti” por aquello del nombre de su librería es una de estas personas olvidadas y poco reconocidas.

En 1973 había que tener mucho valor para poner de nombre a su librería; LIBRERIA ALBERTI, cuando vuelvo de vacaciones forzosas quiero conocerlo y allí  me recibe en la trastienda y veo a muchos jóvenes que más adelante jugaron un papel importante en la vida cultural y política.

Yo creo que con la apertura de la librería se dio un salto cultural progresista de los más importante de esta población. No es que no hubiese colectivos culturales, pero del nivel de esta no. Allí se podía encontrar libros prohibidos editados por Ruedo Ibérico, más adelante fue centro de distribución del Mundo Obrero y punto de contacto de todas las fuerzas políticas incipiente.

Pepe organizó conferencias semi-permitidas, por primera vez trajo a un Carlos Cano desconocido, al Grupo Jarcha y algunos más; batalló con denuedo por traer al máximo exponente del cantaor flamenco de denuncias Manuel Gerena, siendo prohibido una y otra vez.

Con su ingreso en PCE fue el responsable directo de los actos culturales del mismo: organiza el acto multitudinario en el polideportivo, Manuel Gerena y Carlos Cano. El festival de los Cantes de los Pueblos Ibéricos, éxito absoluto llenando la Plaza de Toros.

Lo daba todo,  y  no quería nada. Yo creo que si Pepe hubiese ido en las lista para las elecciones de 1979, (que no quiso) y hubiese llevado la concejalía de cultura, la cultura en El Puerto tendría otros derroteros.

Pero como tantos otros fue devorado por los advenedizos.

El Puerto de Santa María, 18 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Calles, Cultura, Política, Vecinos

Las calles de El Puerto

No quiero perder la dulzura de mi voz, pero quisiera que alguien del gobierno municipal nos dijera ¿que pasa con la glorieta de Pozos Dulces?

Aunque siempre ha sido fea ahora, con el abandono premeditado, está horrorosa. Y digo premeditado porque desde mediado de 2007 la fuente está en el más triste de los abandonos: falta de azulejos, sucia, oscura…. Y hay que recordar que costó más de cien millones de las antiguas pesetas, y el actual alcalde en la época era teniente de alcalde de Vías y Obras y por consiguiente lo vi en la inauguración, ironías de la vida.  Parece que se pretende tapar todo, (lo malo y lo bueno) de la anterior corporación, echarle una manta a todo el pasado como si el pasado fuera de otro. A escasos metros de la glorieta y en la acera de la derecha el pasamanos roto, herrumbroso y con peligro para niños y personas mayores.

La glorieta de la Carabela igualmente abandonada. En cambio la de la estación que en un principio iba una maquina de tren original esa si, esa es la más cuidada de cuantas hay en El Puerto, con su maquina de Play Mobil, pero  maquina a fin de cuenta.

¿Que pasa? Que lo que  hizo  otro es lo peor y lo mio lo mejor.
Y esos caprichos ¿quien los paga?

El Puerto de Santa María, 17 de marzo de 2011.

2 comentarios

Archivado bajo Calles

Los pueblos que honran a sus vecinos, se honran a sí mismos.

Y más, si estos vecinos son normales y naturales.

Desde que salió Juan Muñoz en la web Gente del Puerto he estado pensando que poner de mi amigo, tengo tantas vivencias y anécdotas que un día por otro no sabía por donde empezar. Y ahora me he decidido por una historia tan poco conocida que creo que ni su familia lo sabe. Vamos a ello.

Cuando el alcalde Manolo Torres deposita en mi la responsabilidad de la plaza de toros, coincide que la empresa que la regentaba LIMECASA abandona y la plaza se queda sin empresarios.

Desde el ayuntamiento no podíamos permitir dejar pasar una temporada sin que se diera espectáculos taurinos. Acordamos que el ayuntamiento saliera al paso de este problema y se hiciera empresa al igual que estaban Santander y Valencia. Para ello hacía falta una persona entendida de este mundillo y hacerla gerente. Este es el encargo que me dió el alcalde y me puse manos a la obra.

Independientemente que Juan era mi amigo, también sabía que era conocedor de esta materia y por lo tanto me pongo en contacto con él y hablamos sobre el tema. A Juan le sorprendió esta oferta y me alertó de lo difícil que era introducirse en el mundo de los toros. Yo lo animé y le dije que merecía la pena correr este riesgo. Quedamos que en unos días me contestaría.

Efectivamente en tres días me vino diciendo que esto era muy difícil y que las perdidas que podía tener el ayuntamiento serían cuantiosas y que él no quería ser responsable de estas perdidas. Y al mismo tiempo dijo que había hablado con Don Diodoro Canorea del tema y estaba dispuesto hacerse cargo de la plaza, y quería una cita con el alcalde para hablar del tema.

Cuando le comunico a alcalde estos comentarios me dice que no recibe a Canorea, (Canorea y Barrilaro le tenían puesta una demanda al ayuntamiento por algo del pasado) yo le insisto y me dice que bueno, que lo reciba yo pero no en el ayuntamiento, esta entrevista se hace en el Patronato de Turismo.

La entrevista con este señor y Juan dura nada y menos, le digo a Canorea: si usted quiere ser empresario de la plaza mañana mismo, vaya al juzgado y retire la demanda. Tardé como media hora en ir al ayuntamiento para comunicarle al alcalde el acuerdo, y mi sorpresa fue que en ese tiempo Canorea retiró la demanda, fue a ver al alcalde y quedaron en redactar el pliego de condiciones para el contrato. Me pongo en contacto con Don Diodoro y le pregunto que papel va jugar Juan Múñoz. Me dijo: «–Juan será mi jefe de taquilla y mi hombre de confianza». Esta anecdota hay muy pocas gentes que la conozca. El alcalde por supuesto y también el gerente del Patronato.

La grandeza de Juan fue que dejó de percibir una cantidad de dinero importante y dejó en manos de entendidos los temas taurinos de El Puerto y al mismo tiempo contribuyó a que el ayuntamiento no corriera con este gasto. Con este relato, quiero contribuir a que conozcan la sensatez y buenas maneras de las buenas gentes de nuestro pueblo.

El Puerto de Santa María, 16 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Archivado bajo Toros, Vecinos

Con Diego Ruiz Mata.

En esta fotografía de Jorge Roa, aparezco con el Catedrático de Arqueología de la UCA, Diego Ruiz Mata, entonces director de las excavaciones del Yacimiento Arqueológico de Doña Blanca, (S. VIII a.C,), después de participar en el programa de Canal Sur, ‘A Pleno Sur’, realizado desde Puerto Sherry en agosto de 1988, presentado por Andrés Caparrós.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Fotografías