Archivo diario: 30/03/2011

El Paseo de la Vitoria

El sábado día 26 fui a la inauguración de la Vitoria, mientras esperaba a la comitiva recordaba los bancos circulares y los tuyyos de hierro fundido que había en ese parque y pensé: Que ocasión más buena para haber recuperados estos bancos e instalarlos en su lugar.

En el debate que se abrió en GENTE DEL PUERTO con motivo de la primera remodelación del parque ya denunciaba estos bancos. En un acto taurino que se celebró en la antigua Joy Sherry vi algunos de esos bancos en unos de los tantos jardines privados de ese palacio. Tiempo después, tuve ocasión de verme con una de las personas que más sabe de las cosas de El Puerto, y le comenté donde estaban esos bancos. Me dijo que no, que esos bancos eran un réplica de los auténticos, que los auténticos estaban en un chalet de Vistahermosa. Ojala se recuperen.

Después de las palabras del alcalde  (que por cierto mencionó hasta siete veces la palabra “vándalos”, También se podía haber acordado de los “suevos”), se procedió a la visita del mismo. Me fije en el artefacto de madera que hay allí y vi que las maderas del asiento estaban sueltas, los acoples y terminaciones un espanto, la madera sin tratar y sin lijar, astillas por todos lados, donde tenía que ir tirafondos del 50 había puntillas sin cabezas del 20 y claro con esta sujeción todo estaba suelto. (Estoy esperando una foto para ponerla aquí para ilustrar lo que digo).

Voy a ver al alcalde para comentarle estos desperfecto por si no lo había visto y se acerca la concejala Blanca Merino y me dice que todo está perfecto y precioso. Por el cuerpo me entró ‘las del Beri’. Pues sabía que un carpintero por muy malo que fuera ese trabajo no lo deja en esas condiciones.

Ya el martes, coincidí con dos amigos en el paseo y vemos a un técnico del ayuntamiento tomando fotos del lugar, y hablando de la epopeya del sábado le comento como está la madera, meneo algunos palos y la sorpresa de todos es que se venía en la mano. Nos fijamos en todo estaba de pena.

Hoy miércoles paso por el lugar y veo a un joven de no más de veinte años reparando las maderas.  Le pregunto si es de una escuela taller y me dice que no, que trabaja con otro compañero y que la carpintería se llama JJ Marin y que no es de El Puerto. Le comento lo mal que está hecho trabajo y lo mal que lo sigue haciendo, me contesta que el ayuntamiento tiene poco dinero y más no se puede hacer. Yo se que no es así, pero bueno dejemos a otros que lo aclaren.

Yo no se si el arquitecto redactor del proyecto es bueno o es malo, pero desde luego si ha ido por la obra, y a permitido lo que allí se a hecho, más vale que se dedique a otra cosa. ¿A quien se le puede ocurrir poner listones de madera en un arriate? ¿Que tiempo cree que dura la madera en contacto con la tierra y el agua?

Ya no me preocupa lo que ha costado la obra, ahora lo que nos tiene que preocupar es lo que va a costar la reposición de estos desperfectos, y por supuesto estar más pendiente de los suevos que de los vándalos.

El político de lo único que tiene que saber es de política, dirigir políticamente las decisiones que se toman. Las obras las tienen que vigilar y controlar los técnicos, y en este ayuntamiento los hay y muy buenos y si cualquiera de ellos hubiesen supervisados las obras, seguro que no se recepcionan. El político que crea que adjudicando las obras al más barato se ahorra, se equivoca, al final sale más caro. Lo  veremos.

El Puerto, 30 de marzo 2.011

Deja un comentario

Archivado bajo ciudadano activo